¿Te has preguntado si tu vida tiene un propósito?

¿Te has preguntado si tu vida tiene un propósito?

Para Víctor Frankl tener una vida con sentido… es poseer la fuerza primaria que impulsa a una persona para poder enfrentar los retos de su vida.  Cuando se tiene una vida con propósito, se tiene un porqué y para qué vivir, de esta forma se resuelve de una manera más adecuada la dificultad del “cómo alcanzar ese propósito,” esto nos permite observar la necesidad de vivir la vida manteniendo frente a ésta, una actitud positiva.

 A veces, la vida se nos presenta tan agitada que no nos da el tiempo para pensar qué queremos realmente, porqué lo queremos, para qué y cómo podemos conseguirlo. Cuando percibimos que andamos por la vida funcionando como una brújula descompuesta, es tiempo de tomar bien las riendas de nuestra existencia, es el momento de reflexionar, que esta actitud está comprometiendo seriamente nuestro acierto en la forma de vivir. Es verdad que alcanzar nuestra meta no siempre es sencillo, y que en ocasiones resulta difícil mantenerse fiel a un propósito, incluso se vale cambiar de opinión o de punto de vista.  Cabe esperar que  en nuestro diario vivir, eventualmente se nos pueden presentar dificultades, y éstas acercarnos al desánimo, incluso esto puede ser tan fuerte, que puede llegar a paralizarnos; pero si consideramos los beneficios de ejercitar de cotidiano nuestra inteligencia emocional, veremos que podemos mantener aún ante estas crisis la confianza en uno mismo,  hay que respirar para tomar fuerza, y nunca decir “no puedo”,   recordando que esto con frecuencia no suele ser verdad, porque si buscamos con afán alcanzar nuestro objetivo, puede ser que nos tardemos un tiempo y no nos resulte tan fácil,  pero llegará el momento en que alcanzaremos  nuestra meta,  continuará…

Es necesario descubrir el sentido de nuestra vida, porque nos da la posibilidad de tener una meta por cumplir,  de programar nuestra mente y nuestros tiempos y  visualizar el cuándo, cómo, dónde y para qué, de esta forma nos brindamos un sentimiento de estabilidad, de energía, ¿y por qué no? de felicidad; porque cada día que comienza, tiene un objetivo, porque le hemos dicho SÍ A LA VIDA, teniendo el deseo de seguir adelante, eso es tener una vida con propósito, eso es felicidad.

Hay que aprender a enfrentar los retos del presente y aprender de los errores y aciertos, hay que recoger el aprendizaje que tan solo por vivir, la vida nos brinda generosamente, se trata de vivir dándole la bienvenida a los desafíos que se nos presentan, recordando que la verdadera libertad, es tener la voluntad de terminar con los pensamientos que limitan el desarrollo de nuestros talentos y habilidades, nunca debemos de olvidar, que la vida es un manantial de aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts